O Redemptor (Ad Missam Chrismatis)

In Freebies by fergil0 Comments

El canto que acompaña la procesión de los óleos en la Misa Crismal, es un canto de tradición Romana y Ambrosiana, riqueza de siglos de sedimentación litúrgica que han quedado cristalizados en esta melodía sencilla y solemnísima.

Las palabras hacen meditar en la acción litúrgica en la que el obispo consagrará los tres óleos que se utilizarán durante el año con diversas funciones sacramentales:

  • Oleum Infirmorum
    • El óleo de los enfermos, que se usa para dar fuerza a los que se encuentran débiles y enfermos, tal como exhorta Santiago (5:14).
  • Oleum Catechumenorum
    • El aceite con que se unge a los Catecúmenos que se preparan para la iniciación cristiana.
  • Sanctum Chrisma
    • El Crisma con que se unge a los bautizados, los que serán confirmados y en el Orden Sacerdotal de presbíteros y obispos. Con el Crisma también se ungen las paredes y los altares durante el rito de la consagración de los templos.

Según el Graduale Romanum de 1974 lo enlista como canto de ofertorio, aunque la tradición antigua lo utilice como he dicho antes, para acompañar la procesión de los óleos.

Según dicha edición, presento aquí la traducción de las estrofas que han quedado en la liturgia Romana, descartando dos que existían en versiones antiguas que son:

  • Audi Judex  mortuorum, Una spes mortalium, Audi voces proferentur donum prævium.
  • Stans ad aram imo supplex infulatus pontifex debitum persolvit omne consecrato Chrismate.

Traducción:

V. Oh Redentor, recibe el canto de quienes te aclamamos.

  1. Un árbol nacido con amable luz, llevó este fruto que va a ser consagrado, y que esta asamblea ofrece complacida al salvador del mundo.
  2. Dígnate tú, excelso Rey del cielo, consagrar este olivo, signo viviente contra los poderes de los demonios.
  3. La unción del crisma renueve a todos los hombres, y su dignidad herida vuelva a la gloria.
  4. El baño del bautismo cancela todos los pecados.La unción del crisma en la frente hace descender los carismas (del Espíritu).
  5. Tú que has nacido del corazón del Padre, y has descendido al seno de la Virgen, reviste de luz y  rescata de la muerte a quien reciba la unción del Crisma.
  6. Sea este para nosotros un día de fiesta por los siglos de los siglos, día santo y glorioso que nunca conozca el ocaso.

A continuación presento mi edición en notación cuadrada:

[embeddoc url=”http://www.fernandogil.com.mx/wp-content/uploads/2015/04/O-Redemptor.pdf” viewer=”google”] Descargar

Leave a Comment