Sancto & Magno Sabbato

In Fides et Ratio by fergil2 Comments

Existe en el Breviario una lectura que me sobrecoge cada vez que la leo, se refiere al descenso de Cristo a los infiernos (que no al infierno) durante el Sábado Santo. Esta cuestión es aclarada en los números 631 – 637 del Catecismo de la Iglesia Católica. Rescato aquí uno de ellos:

La Escritura llama infiernos, sheol, o hades (cf. Flp 2, 10; Hch 2, 24; Ap 1, 18; Ef 4, 9) a la morada de los muertos donde bajó Cristo después de muerto, porque los que se encontraban allí estaban privados de la visión de Dios (cf. Sal 6, 6; 88, 11-13). Tal era, en efecto, a la espera del Redentor, el estado de todos los muertos, malos o justos (cf. Sal 89, 49;1 S 28, 19; Ez 32, 17-32), lo que no quiere decir que su suerte sea idéntica como lo enseña Jesús en la parábola del pobre Lázaro recibido en el “seno de Abraham” (cf. Lc 16, 22-26).CIC 632

En cuanto a lo musical, quiero presentar aquí una edición con notación cuadrada, a fin de que pueda cantarse durante la celebración del Oficio de Lecturas adjunto a las Laudes del Sábado Santo.

[embeddoc url=”http://www.fernandogil.com.mx/wp-content/uploads/2015/04/ExAntiquaHomilia2.pdf” viewer=”google”]

¿Qué es lo que hoy sucede? Un gran silencio envuelve la tierra; un gran silencio porque el Rey duerme. «La tierra temió sobrecogida» porque Dios se durmió en la carne y ha despertado a los que dormían desde antiguo. Dios en la carne ha muerto y el Abismo ha despertado.

Va a buscar a nuestro primer padre como si fuera la oveja perdida. Quiere absolutamente visitar «a los que viven en tinieblas y en sombra de muerte». El, que es al mismo tiempo Hijo de Dios, hijo de Eva, va a librar de su prisión y de sus dolores a Adán y a Eva.

El Señor, teniendo en sus manos las armas vencedoras de la cruz, se acerca a ellos. Al verlo nuestro primer padre Adán, asombrado por tan gran acontecimiento, exclama y dice a todos: Mi Señor esté con todos. Y Cristo, respondiendo, dice a Adán: Y con tu espíritu. Y tomándolo por la mano le añade: «Despierta tú que duermes, levántate de entre los muertos y Cristo será tu luz».

Yo soy tu Dios que por ti y por todos los que han de nacer de ti me he hecho tu hijo; y ahora te digo: tengo el poder de anunciar a los que están encadenados: Salid; y a los que se encuentran en las tinieblas: iluminaos; y a los que dormís: levantaos.

A ti te mando: «despierta tú que duermes», pues no te creé para que permanezcas cautivo en el Abismo; «levántate de entre los muertos», pues yo soy la vida de los muertos. Levántate, obra de mis manos; levántate, imagen mía, creado a mi semejanza. Levántate, salgamos de aquí porque tú en mí, y yo en ti, formamos una sola e indivisible persona.

Por ti yo, tu Dios, me he hecho tu hijo; por ti yo, tu Señor, he revestido tu condición servil; por ti yo, que estoy sobre los cielos, he venido a la tierra y he bajado al Abismo; por ti me he hecho hombre, «semejante a un inválido que tiene su cama entre los muertos»; por ti que fuiste expulsado del huerto he sido entregado a los judíos en el huerto, y en el huerto he sido crucificado. Contempla los salivazos de mi cara que he soportado para devolverte tu primer aliento de vida; contempla los golpes de mis mejillas que he soportado para reformar de acuerdo con mi imagen tu imagen deformada.

Contempla los azotes en mis espaldas que he aceptado para aliviarte del peso de los pecados que habían sido cargados sobre tu espalda. Contempla los clavos que me han sujetado fuertemente al madero; por ti los he aceptado, que maliciosamente extendiste una mano al árbol.

Dormí en la cruz y la lanza atravesó mi costado por ti, que en el paraíso dormiste y de tu costado diste origen a Eva. Mi costado ha curado el dolor del costado. Mi sueño te saca del sueño del Abismo. Mi lanza eliminó aquella espada que te amenazaba en el paraíso.

Levántate, salgamos de aquí. El enemigo te sacó del paraíso; yo te coloco no ya en el paraíso, sino en el trono celeste. Te prohibí que comieras del árbol de la vida, que no era sino imagen del verdadero árbol; yo soy el verdadero árbol, yo que soy la vida y que estoy unido a ti. Coloqué un querubín que fielmente te vigilará; ahora te concedo que el querubín, reconociendo tu dignidad, te sirva.

El trono de los querubines está preparado, los portadores atentos y preparados, el tálamo construido, los alimentos prestos, se han embellecido los eternos tabernáculos y las moradas, los tesoros abiertos y el reino de los cielos que existe antes de los siglos está preparado.

Comments

  1. Estimado Fernando:
    En primer lugar, te felicito por esta tu hermosa página dedicada al canto y a la música gregoriana. Luego, debo confesar que me emocioné cuando descubrí que a vos también te sobrecoge la lectura de esta Homilía. Llevo días averiguando quién es su autor, la he leído en castellano, en latín y ahora la he buscado y encontrado en griego. Su autor es San Epifanio de Chipre, según una más o menos acertada traducción, pero la Liturgia de las horas no refiere ningún autor.
    Pienso que el anonimato le hace más misteriosa, y por ello tan sublime, y colocada justo allí el Sábado Santo, poco celebrado y tan opacado por la Vigilia Pascual, que se celebra esa misma tarde. Me fascina la Liturgia, tan antigua y a la vez tan nueva.
    Te envío un abrazo desde la Argentina.
    Prof. Arnaldo Vaschetto.

    1. fergil Author

      Estimado Prof. Arnaldo, muchas gracias por sus comentarios, y por su aportación sobre el autor de la homilía, yo también estuve investigando pero sin éxito sobre este dato cuando estaba por publicar esta entrada. Un gran abrazo. Fernando Gil

Leave a Comment